La oferta gastronómica de Nerja está marcada por su situación costera. El pescado es la base de la mayor parte de los platos que se preparan en la villa. Las sopas y los fritos tienen una gran presencia en la carta de sus restaurantes, donde se cocina con claro acento andaluz.

Entre los platos de la cocina tradicional nerjeña se encuentran las sopas de huevo o de almendras, el emblanco de pescado, los potajes de fideos con habas secas y de coles o las populares migas.

Una de las mejores formas de disfrutar de los sabores de Nerja es perderse por sus calles y visitar los bares de tapas especializados en boquerones, puntillitas, salmonetillos, postres como batatillas en miel...

Tampoco faltan lugares donde disfrutar del mejor marisco y de los platos más sabrosos de la comida nacional e internacional.