Las sierras de Tejeda y Almijara forman una imponente barrera que obstaculiza las comunicaciones entre Granada y Málaga. Sin embargo, una serie de pasillos naturales han sido aprovechados históricamente para trazar rutas que, con innumerables dificultades, conectaron lugares y culturas, generaron economías y excitaron imaginaciones.

En los años 40 del siglo pasado, este abrupto macizo montañoso se mantenía aún sin una sola carreta; sólo transitable, por tanto, a pie o en montura, usando reatas de mulas para las cargas. El oficio de arriero tuvo aquí una gran importancia durante siglos, manteniendo auténticas rutas comerciales que traspasaban los puertos de Cómpeta o Frigiliana, o seguían el camino real de Granada - que tardó en convertirse en la carretera de la Cabra- transportando, por ejemplo, en una sola noche, pescado fresco desde la costa a Alhendín, para continuar después al mercado de Granada.

Este sendero nos acerca a la vez a la historia y a la naturaleza de unas sierras sobradas de una y otra, además de ofrecernos magníficas perspectivas de sus paisajes. Uno de los atractivos de este sendero son las vistas panorámicas que ofrece desde la zona conocida como Tejar, donde se fabricaban tejas y ladrillos macizos para la construcción de ventas y casas de las cercanías. El Mediterráneo, el Barranco del Mirlo e incluso alguna cabra montés pueden sorprenderte en el mencionado camino.

Para los botánicos, este sendero tiene gran interés por los numerosos endemismos que se encuentran en él.

  • Distancia de ida: 13,5 km
  • Duración de ida: 04 horas 40 minutos
  • Dificultad: Media 
  • ¿Necesita autorización?: No

Cómo llegar: Desde Málaga deberemos coger la N-340 hacia Motril. Tomar la salida a Algarrobo, por la A-7206 que nos llevará hasta Cómpeta. Dirigirse a la parte más alta del casco urbano, donde está el campo de fútbol, junto al cual se inicia el sendero.

Recomendaciones:

  • Llevar agua potable
  • Llevar vestimenta y calzado adecuados